sábado, 7 de febrero de 2015

VALPARAÍSO. CAMBIAR EL PARADIGMA


El 18 de enero, Televisión Nacional de Chile exhibió un nuevo capítulo de su programa “Por qué en mi jardín”, dedicado a Valparaíso y sus problemáticas urbanas. El Mall, los estacionamientos subterráneos, el nuevo terminal portuario creciendo en frente de la ciudad. En este programa se muestra también el choque de visiones que existe en Valparaíso: Habitantes v/s autoridades.

Vea el capítulo dedicado a Valparaíso aquí...>>

Se puede apreciar claramente en sus primeros minutos la opinión de un porteño,Don Juan Francisco Echeverría, presidente de la junta de vecinos del Almendral, v/s Paulina Kaplan, arquitecto a cargo de la dirección de gestión patrimonial de la Municipalidad de Valparaíso.

El Señor Echeverría expone con claridad algunos de los argumentos que los porteños elevan cuando se manifiestan en contra del Mall Barón: Un emprendimiento de negocios completamente ajeno a la ciudad, el cual es un atropello a la esencia de la identidad porteña. Lo considera un proyecto mezquino solo concebido bajo la mentalidad de hacer dinero, cosa que no le parece mal, pero no a costa de pasar por encima de la comunidad. Apunta a la severa congestión vehicular que el centro de compras provocaría con al menos 2.500 vehículos diarios. Todos los porteños sabemos del colapso diario que se vive en ese sector conocido como el “Nudo Barón”. Pide que se escuche la voz del pueblo. Aunque al fin del programa, este señor se desdiga de todos sus argumentos anteriores en una voltereta que el programa muestra en un contrapunto de imágenes, los juicios esgrimidos previamente no pierden validez pues son de total sentido común.

Paulina Kaplan revela la visión oficial que es acoger el crecimiento de la ciudad dando la espalda a lo que existía en virtud de la novedad, como la llegada de los centros comerciales distintos a nuestros almacenes. Se preocupa en la convivencia de la ciudad histórica con las grandes inversiones. Ella defiende al Mall Barón diciendo que se trata de una gran recuperación del borde costero para que la población llegue al mar. Pide respeto ante las nuevas obras. Hace referencia también a los estacionamientos subterráneos que se constuyen bajo las plazas de la ciudad y comenta que su oficina trabaja de la mano con el Director de la Secretaría Comunal de Planificación para ver el desarrollo de la ciudad.

Luis Parot, Secretario Comunal de Planificación de Valparaíso, cerebro de la Municipalidad, comenta que por el crecimiento del parque automotriz, el tema de los estacionamientos se transforma en un problema mayúsculo. Que las “soluciones” se comienzan a materializar en obras concretas las cuales son estacionamientos subterráneos bajo las plazas O’Higgins y Victoria. Parot indica más adelante que la presión por el exceso de autos y la actividad comercial apunta a la creación de estos estacionamientos subterráneos por el “menor” impacto urbano. Él califica como criticones a los que se oponen a estos proyectos de avance y progreso.

El Estado de Chile, a través de EPV (Empresa Puerto de Valparaíso), ha adjudicado a una empresa española que opera bajo el nombre de TCVAL (Terminal Cerros de Valparaíso) la construcción del Terminal 2 para ampliar la transferencia de carga del puerto. Dicho terminal 2 crecerá 725 metros de longitud adelantando la línea de costa 185 metros dejando una pared de contenedores que taparán la vista de la ciudad desde Muelle Prat hasta el sector de plaza Victoria. Todo el material de relleno provendrá de una cantera en el sector de Placilla de 51 hectáreas afectando a un corredor biológico y de especies endémicas. Numerosos impactos provocarán los movimientos de material durante el tiempo que se realice la obra.

Vea el impacto de esta obra en la ciudad aquí...>>

Todas estas obras son aprobadas y realizadas sin consulta a la ciudadanía, la cual se entera de estos proyectos cuando ya se encuentran en su plan de construcción. La lógica de los “hechos consumados”. Detenerlos resulta prácticamente imposible por la cantidad de compromisos comerciales adquiridos.

Por qué se produce este choque de visión entre autoridades y ciudadanía???

Por qué hay un divorcio total y los ciudadanos terminan por ser llamados “Los Criticones” como lo hace el Señor Parot???

Por qué las autoridades no quieren oír o resultan sordas para los reclamos ciudadanos???

La respuesta es simple. Las autoridades funcionan bajo la lógica imperante del mercado. Entienden el progreso como modernización. No hablan otro idioma y no son capaces de oír otra lengua que no sea la que ellos conocen, apoyan y promueven.

El concepto Ciudadano o Bien común no se encuentra en su diccionario.

Por ese motivo, Paulina Kaplan no nos habla de defensa patrimonial ni de la importancia de crear zonas de protección que como anillos deberían amortiguar el impacto en el área demarcada por la UNESCO. Ella nos habla del crecimiento, de las grandes inversiones y de la llegada de los grandes centros comerciales. Su visión es la del imparable progreso. Lo abraza, lo aplaude, lo defiende y lo proyecta.

El señor Parot por su parte, se desvela para solucionar el problema de los estacionamientos, mete mano bajo tierra buscando más espacio para que puedan estacionarse aún más y más autos en una ciudad en donde ya no cabe un triciclo. Encuentra con su limitada visión estética que todo va a quedar “choro” y espectacular.

El puerto busca desesperadamente crecer para donde sea y como sea. Necesita más espacios para sus contenedores y la verdad, si interrumpirá o no la vista al mar de gran parte del centro de la ciudad es un tema que lo tiene sin cuidado.

Mientras tanto, qué nos dicen los Criticones??? Porque estos no solo critican por criticar.

Lo que la ciudadanía pide a gritos es que se respete su corriente forma de vida, que se le consulte a la hora de los proyectos porque siente un gran arraigo con sus espacios tradicionales:

Vea lo que piden los habitantes de Valparaíso aquí...>>

Pide Ciclovías, parques, borde costero para todos, centros culturales, centros de comunidad, quiere sentirse próximo a su mar, en definitiva, un plan de desarrollo integral urbano. Quiere CALIDAD DE VIDA.

Valparaíso tiene la oportunidad única de cambiar el paradigma y situarse entre las ciudades del mundo que dijeron NO a un supuesto progreso económico y que dijo SÍ a a los espacios urbanos pensados para la ciudadanía y su bienestar y calidad de vida. Como Amsterdam y Praga entre otras.

Valparaíso debería estar pensando en cómo sacar autos de la ciudad y no en cómo meter más.

Las autoridades como Kaplan y Parot deberían estar sentados a la mesa de un nuevo diseño de transporte público, una modificación completa que saque del plan tantos y tantos buses que circulan casi vacíos en horarios normales. Un plan urbano que organice de verdad a los taxis colectivos y que fiscalice su accionar. Un proyecto que aúne metro, trolebuses y ascensores de una manera eficiente. Uno que también dé solución a la gran enfermedad que tiene al comercio formal decayendo, apestado como una planta y cerrando sus puertas; la plaga del comercio ambulante que no nos deja espacio ni para caminar. Un plan de red de ciclovías que conecten a la ciudad con un paseo costero y que promueva el uso de este medio de transporte en el centro de la ciudad.

Las autoridades deberían estar pensando en cómo lograr un real acceso al mar para la ciudadanía y no en facilitar el crecimiento de un gran centro comercial. Los habitantes tienen claro que eso no les proporciona calidad de vida. Un Mall está destinado a convertirse con el tiempo en un decadente edificio lleno de peluquerías. Exactamente igual como sucedió con los pequeños centros de compras llamados edificios Caracoles. Si ese tipo de comercio se desarrollará en la ciudad, estos mini malls se encontrarían saludables.

El puerto debería estar pensando en buscar soluciones que aúnen a los tres puertos de la zona; San Antonio, Valparaíso y Quinteros, y transformar los tres en un gran polo de desarrollo portuario. No que compitan entre sí, sino que funcionen juntos. No en cómo meter más contenedores que taparán la vista al mar en un enjambre odioso de cajas metálicas, justo en frente de todo el centro de la ciudad.

Paulina Kaplan y su oficina, debería estar pensando en cómo potenciar la vida de barrio en las zonas patrimoniales y en aquellas que no lo son, creando aquellos anillos de protección y amortiguación fuera de la zona Unesco, tratando a toda la ciudad como un patrimonio. Debería estar velando por cuidar la forma de vida del porteño que es el gran reducto de identidad, no solo de Chile sino que de La Humanidad!!! Debería estar preocupada en potenciar el pequeño comercio de esquina. No en cómo hacerse parte del supuesto progreso comercial abriendo espacios para un desarrollo que pasa por encima de los habitantes de Valparaíso. No debería estar pensando en favorecer el plan de negocios de grandes cadenas comerciales.

El gran Patrimonio de la Humanidad es justamente nuestra pequeña forma de vida provinciana, son nuestros vecindarios, son nuestra gente y lo son sus espacios de siempre, aquellos con los cuales siente arraigo, en los cuales desarrollo su vida y espera que otras generaciones futuras lo haga. Eso es lo que queremos. La ciudadanía tiene claro que el gran atractivo de la ciudad es justamente no ser una metrópolis de más de lo mismo. Aquel promedio de ciudad mundial que convierte a Valparaíso en una joya donde se conserva a duras penas una forma de vida local.

Esa es la gran oportunidad que la ciudad tiene en este momento. Romper el Paradigma del progreso y sus centros comerciales, estacionamientos y más autos y un gran puerto. Decir el NO a esta forma de vida y hacer lo que muchas ciudades sueñan con hacer y ya no tienen la oportunidad, porque es demasiado tarde y ya cometieron el error de entregarse a un supuesto progreso.

Si las autoridades creen que con estos cambios se va a potenciar el turismo, se equivocan rotundamente. Lo estarán espantando definitivamente. Recibo múltiples mails a diario con personas que quieren conocer Valparaíso. El 80% de ellos nos pide que en sus recorridos no visitemos Shopping Centers!!!

El alcalde de Valparaíso dice en el mismo programa que esto no pondrá en peligro nuestro nombramiento como Patrimonio de la Humanidad. Esto es lo que nos dice hoy el Comité Internacional de Monumentos y Sitios ICOMOS.

Vea lo que dice ICOMOS aquí...>>

Progreso es mantener siempre la calidad de vida. Tiene que ver con una sonrisa en la mañana y la felicidad de sentirse acogido en nuestros espacio de siempre.

Progreso, tiene que ver con una ciudadanía que opina y que es escuchada religiosamente por sus autoridades.

Lo demás, es simple barbarie.

Leo Silva

9 comentarios:

  1. Acabo de leerte y mi primera intención es buscar inmediatamente datos sobre urbanización. Comienzan a surgir estudios de especializados en la materia, economistas, urbanistas, etc. Los hay y muchos y cada análisis interesante nos hace ver las consecuencias en los costos/ beneficios. Aparece el precio que se paga cuando se conceptualiza de forma errónea la llamada “urbanización”. Voy leyendo lo caro que es para las municipalidades y para el bolsillo del contribuyente cada vez que se levanta un nuevo Centro de Compras. Desde comprometer el gasto de energía y agua, que hoy en día anda escasa en Valpo. a la parte más cara que es el tráfico. Desde los gastos pecuniarios, o sea precio gasolina por km rodado, desgaste del vehículo y los concernientes a la municipalidad, mantención de las vías, gastos de polución y efectos nocivos a la salud de la población. Se ha calculado hasta el costo que significa que la “fuerza trabajo” de la ciudad esté parada en el medio del tráfico y su consecuente atraso de llegada al lugar donde produce. Dicen los estudios que la existencia de estos Shopping provoca un alto costo en el PIB municipal. En fin, fuera de lo que tú enumeras como siendo más necesario para Valparaíso y lo que es más importante el “Anhelo del Porteño”. Me pregunto, si yo, que no soy especializada en la materia, me demoré media hora en encontrar lo que significa, económicamente, levantar un “Centro de Compras” para una ciudad, con mayor razón las “autoridades” tendrían la obligación moral y del cargo que ocupan, representando a la población de la ciudad, de estudiarlo profundamente. Por esto y solo por este hecho. ¿Qué pretenden? ¿Cuántos y en cuánto se corrompieron?...no veo otra interpretación posible hermano. Una vez más gracias por hacernos pensar en esto y en analizarlo con seriedad, la seriedad que tanto le hace falta a las llamadas “autoridades”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad lo que comentas. Hoy en día uno hace una simple búsqueda en Internet y aparecen muchos estudios que te dan información. Solo te demoras media hora como promedio y ya te puedes hacer una idea. Estas autoridades como Paulina Kaplan, han viajado por su cargo y han visto otras experiencias y otros modelos de protección patrimonial. Sin embargo no aprenden nada o no quieren aprender nada o puede que tengan algunos compromisos que no pueden dejar de atender. Esos compromisos, no son con la ciudadanía ni lo son con Valparaíso.

      Eliminar
  2. La verdad Leo creo que Valpo debe definirse de una vez por todas si va ha ser puerto o ciudad turística, pues si le das una mirada a los puertos de Chile y del resto del mundo, todos tienen una estructura parecida; bloqueo en la primera linea y acceso limitado al mar desde la ciudad, alguno que otro paseo y eso seria todo. Creo que la indecisión al final detiene no solo el progreso sino que la inversión. Si quieres ejemplos de puertos dale una mirada a San Antonio (el cual nombras), o a Hong Kong en China, o Liverpool en Inglaterra, creo que el tema pasa por la definición clara de parte de la sociedad de Valpo y de las autoridades, "cambiar el paradigma" si, es cierto, Somos Puerto o Ciudad turística estilo Rio. Gran problema.

    Leonardo Caro - Stgo. (Comentario recibido vía facebook)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy completamente de acuerdo. Hace mucho que la discusión debería ser en primer lugar, definir cual es la verdadera vocación actual de Valparaíso. Sin embargo te puedo comentar que existen proyectos alternativos que abren la posibilidad de intentar tener una ciudad portuaria y patrimonial turística a la vez. Esos proyectos de arquitectos y urbanistas de Valparaíso no son tomados en cuenta.

      Eliminar
  3. Ciertamente no es esa la política que interesa a los políticos, es decir una vez electos no les interesa lo que la gente piense de ellos... saben que la memoria es corta y que media docena de discursos encendidos les bastarán para ser reelectos una y otrra vez. Lo que es necesario promover es la "Participación Ciudadana", de tal forma que los politicos sepan que hay fiscalización siempre y que de no llevar adelante la voluntad popular serán substituidos por quien lo haga. Toda ciudad merece ser para sus habitantes y Valparaíso tambien.

    Orlando Silva - Sao Paulo, Brasil (Recibido vía FaceBook)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La participación ciudadana esta comenzando a crecer en valparaíso. Ya son muchos los que se levantan en contra y, lo que es mejor, tienen nuevas propuestas. Ya no es el reclamo simple, también presentan alternativas. Solo que las autoridades se mantienen sordas. Son una pared cerrada donde rebotan las propuestas ciudadanas.

      Eliminar
  4. Las localidades más lindas, apreciadas y valoradas en el lugar en el que vivo son las que tienen grandes zonas de tráfico limitado (prácticamente no entran ni autos ni buses en el centro histórico, solo los residentes con un permiso especial y ojo que el centro no es una calle mínima), cero centro comercial, a lo más un pequeño supermercado, solo negocios tradicionales con horarios limitados y con reglas precisas para la conservación de las casas y del diseño urbano. Son lugares mucho más chicos que Valparaíso, pero el punto es que no pierden nada por no caer de cabeza en el "progreso" falso y mentiroso que como todos sabemos favorece solo a un puñado de personas.

    Silvana Ferrari - Italia (Comentario recibido vía faceBook)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Hoy el mundo ya se dio cuenta que el patrimonio no se trata de casas viejas y barrios históricos. Se trata de una particular forma de vida que se desarrolla en esos lugares. Por lo tanto, el diseñar reglas fuertes y claras de protección se hace urgente. En Valparaíso sucede aquello. Nuestro más importante patrimonio es nuestra forma de vida y la directa relación con nuestros vecindarios y espacios con los cuales sentimos arraigo.

      Eliminar
    2. Exactamente, al estilo del pueblo que habita aquella región y no proyectos de otras localidades aplicados o encajados en Valparaíso. Para eso es que el porteño debería unirse, hacer encuentros serios entre la población y gente que se especializa en urbanismo. Tenemos Buenos Aires con su Puerto Madero y al mismo tiempo preservación del Barrio Palermo con sus tradiciones y Feria de las Pulgas, estilo tan antiguo pero válido por su autenticidad. Es decir se puede servir al turismo sin alterar las funciones del puerto.

      Eliminar